Google+ Followers

sábado, 22 de enero de 2011

VÍDEOS DE SEGURIDAD VIAL EN YOU TUBE

Una manera fácil de disponer de numerosos vídeos sobre Educación y Seguridad Vial. FPosibilidad de tenerlos a mano y poder disponer de ellos en la red, una vez se hayan visto y seleccionado. Los recursos son apropiados para motivar, captar la atención, potenciar los aprendizajes, sensibilizar, establecer dinámicas de grupo... Pero siempre debemos utilizarlos como apoyo y no como sustitutos o relleno de nuestra intervención.
El acceso se logra pinchando este enlace.

domingo, 16 de enero de 2011

¿FUMAR Y CONDUCIR?

M. CASTAÑO, 17, 01,11
Parece ser, y creo estar en lo cierto, que hablar de tabaco y de sus prohibiciones, está de moda y rigor en la sociedad española. Quizás porque España fuera (hablo ya en pasado) uno de los países más permisivos para poder fumar en público o, posiblemente, por la reciente implantación de la Ley Antitabaco.
De esta corriente antihumos, tampoco se ve libre la Seguridad Vial, pues hay para todos los gustos cuando tratamos de afrontar la conveniencia o no de poder fumar cuando se va conduciendo. He leído algunas de las más recientes encuestas al respecto y me dan como conclusión que la propia población de conductores tampoco lo tiene bien definido, ya que prácticamente la mitad (53%) están a favor y seis puntos por debajo están en contra. En este sentido, se así como surge la corriente de quienes quieren libertad para poder disfrutar mientras conducen y de los que no entienden cómo se puede permitir fumar, sobre todo cuando ya se ha prohibido usar el móvil y los navegadores como elementos distractores.
Para ganar la batalla, los fumadores argumentan a su favor diciendo que fumar les relaja, les ayuda a no dormirse o a mantener la atención y que no molestan a nadie. Y puede ser cierto. Pero todos sabemos que el fumador empedernido se olvida de los acompañantes, incluso de sus hijos, fuma y requetefuma, hasta con las ventanillas bien cerradas. Para este grupo, los factores de riesgo al conducir fumando, no han pasado por su imaginación, incluso alguno sigue tiran la colilla por la ventana y asumiendo el riesgo de incendio o de ser sancionado con la multa y los cuatro puntos. En estos casos, el placer de fumar supera con creces a todos los `posibles riegos e inconvenientes.
En contrapartida, están los conductores que han profundizado y analizado las consecuencias negativas que aporta el cigarrillo al conductor. Estos son conscientes de que, a demás de los consabidos problemas de salud, fumar y conducir es totalmente incompatible. Conocen la cantidad de pasos que hay que seguir en el proceso: buscar la cajetilla, sacar el pitillo, encenderlo, soltar la ceniza, limpiar la que ha caído en la pechera y muslos, apagarlo… y en más ocasiones de las que se piensa, viene la salida del vehículo, el choque o el accidente. Porque fumar cuando se conduce conlleva niveles altos de distracción, fatiga mental, molestias visuales y elimina la capacidad de ejecutar adecuadamente una de las manos.
Y, visto lo visto y expuesto, pienso que esto no es estar en contra de que los conductores fumen cuando conducen, simplemente, creo que es una cuestión de lógica y de una buena práctica saludable. ¿Cuál será la solución más adecuada? ¿Se seguirá permitiendo fumar y conducir o se prohibirá?
Como para cada problema siempre hay una posible solución, dejo caer que ya hay quien piensa que el conductor podrá seguir fumando si le apetece. Eso sí, lo hará cuando realice las paradas de descanso. Con lo cual mataría dos pájaros de un tiro: eliminaría la fatiga en la conducción y saciaría sus deseos de fumar.
A simple vista, la idea no es mala, pero a mí se me ocurre una posible pregunta: una vez realizada la parada de descanso para estirar las piernas, relajar la mente y contemplar el paisaje, ¿Dónde se fumaría el cigarro? Porque si es en verano, estará presente el riesgo de incendio. En invierno hacerlo bajo las inclemencias del tiempo y en ambos casos nunca en locales públicos, bares, restaurantes… porque socialmente y por seguridad, hoy por hoy fumar acarrea ciertos riesgos.

jueves, 13 de enero de 2011

La ONU y la Seguridad Vial en la d2 20011 a 2020

La década anterior dedicada a la Seguridad Vial no logró el pleno de los objetivos. Es por eso que la propia Organización manifiesta que, aunque no se haya cumplido por completo reducir a la mitad el número de víctimas mortales de accidentes para 2010, sí se han registrado progresos significativos. Por ejemplo, que el número de muertes disminuyera en más del 40 % (frente a la reducción en un 25 % en la década anterior). La Comisión, considera que el programa de acción de Seguridad Vial (2001-2010) ha sido un potente catalizador de los esfuerzos nacionales y de la UE. Por este motivo, la ONU, con buen criterio, lo va a intentar nuevamente en esta década.
Así pues, la Seguridad Vial pasa a ser uno de los focos de atención de Naciones Unidas, con la puesta en marcha de este Plan mundial. El programa formula una combinación de iniciativas nacionales y europeas, centradas en la mejora de la seguridad de los vehículos y de las infraestructuras, así como del comportamiento de los usuarios de la vía pública. El objetivo general persigue la necesidad de impulsar esfuerzos a nivel nacional y mundial para tratar de reducir el creciente saldo de muertos y heridos en las carreteras de todo el mundo y todas sus secuelas. Para Naciones Unidas, las consecuencias de esos accidentes constituyen un problema de salud pública, en especial en los países subdesarrollados, y la primera causa de muerte entre las edades de 15 a 29 años.
Recordemos también que el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, resalta que muchas de las tragedias derivadas de los accidentes pueden prevenirse con acciones simples y eficaces en beneficio de las personas, las familias y la sociedad en general. Como es lógico, este Programa retomará -Nihil novi sub sole- los factores de mayor riesgo, ya que la sociedad en su conjunto y los usuarios de las vías en particular, lo olvidan con relativa frecuencia. Entre esos factores de riesgo están los sempiternamente conocidos: el no uso de cinturones de seguridad, dispositivos protectores para niños y cascos y conducir bajo los efectos del alcohol o las drogas. También la velocidad inadecuada, la falta de infraestructura apropiada, deficiente gestión de la seguridad vial e inadecuada atención a las necesidades de los peatones, ciclistas, motociclistas y usuarios de medios de transporte público. De todos ellos, el exceso de velocidad, la conducción bajo los efectos del alcohol y no abrocharse el cinturón de seguridad, siguen siendo las tres principales causas de mortalidad en accidentes.
Conscientes de que el usuario de la carretera es el primer eslabón en la cadena de seguridad y el más propenso a errores, la eficacia de las políticas de Seguridad Vial depende, en primera y última instancia, del comportamiento de los usuarios. Por eso, este nuevo Plan sigue insistiendo que la educación, la formación y el cumplimiento de las normas son esenciales. Pero, siendo realistas, qué poquitos creen en ellas y qué descuidadas las tenemos.
En este sentido, me parece adecuado y certero que la Comisión colaborare con los Estados miembros para formular una estrategia común de educación y formación de la ciudadanía. Por eso, sería deseable que una de las prioridades fuese la mejora de la calidad del sistema de formación de los conductores y también implantar, de facto, la Educación Vial en todos los Centros Educativos si queremos actuar con perspectivas de prevención Movilidad Segura.

martes, 11 de enero de 2011

PRIMER ENCUENTRO DE EDUCACIÓN VIAL EN MAIRENA DEL ALJARAFE

Podéis acceder a toda la información sobre el Encuentro a través del enlace: http://educacionvialmairenadelaljarafe.blogspot.com/2011/01/el-primer-encuentro-de-educacion-vial.html

REQUISITOS PARA REALIZAR EL TRASLADO DE ALUMNOS DE COLEGIOS

 
SE ENCUENTRAN RECOGIDOS EN EL REAL DECRETO 443/2001 E INCLUYEN ESPECIFICACIONES PARA MINIMIZAR LOS RIESGOS
 
Cuando se transportan viajeros, la prevención de riesgos laborales resulta fundamental debido a la responsabilidad de llevar a su cargo multitud de personas, sobre todo si dichos viajeros son menores. La primera causa de mortalidad infantil son los accidentes de tráfico. En el transporte escolar, es el propietario del vehículo y su conductor quienes deben poner la primera piedra en prevención y minimización de los riesgos asociados a esta actividad profesional.
Para poder realizar transporte escolar, las empresas deben contar con unos requisitos administrativos y técnicos, recogidos en el Real Decreto 443/2001 sobre condiciones de seguridad en el transporte escolar y de menores.
Como requisitos administrativos contarán con concesión o autorización para realizar dicho transporte.
Dentro de los requisitos técnicos encontramos varias exigencias. Los vehículos no sobrepasarán los 10 años desde su primera matriculación hasta el inicio del curso escolar (que computa el 1 de septiembre). Este aspecto podrá ampliarse hasta los 16 años si cumplen determinados requisitos.
Como características técnicas tendrán que estar homologados con la categoría M, es obligatorio el uso de cinturones de seguridad si los asientos enfrentados a pasillo lo llevan y son ocupados por menores de 16 años, el asiento del conductor estará protegido por una pantalla transparente y también las puertas de servicio estarán protegidas. Además, la abertura de las ventanas será como máximo un tercio de su tamaño, las ventanas de emergencia sin bisagras serán de vidrio de fácil rotura, contarán con martillos rompecristales y en las salidas de emergencia deberá figurar visiblemente tanto desde el exterior como desde el interior la inscripción "Salida de Emergencia" o "Salida de Socorro".
Características técnicas
Asimismo, los asientos enfrentados a escaleras y los de la primera fila tendrán una mampara de protección en su parte delantera. Los vehículos tendrán un dispositivo luminoso que se encenderá mientras los viajeros accedan o salgan del vehículo. Está prohibido el uso de autobuses de dos plantas para este transporte. Habrá plazas reservadas para personas con movilidad reducida, el suelo será antideslizante, se dispondrán barandillas y asideros en los accesos y los bordes de los peldaños de acceso tendrán colores vivos.
Cada menor ocupará una única plaza o asiento. Los vehículos tendrán tacógrafo y limitadores de velocidad, contarán con dispositivos de frenado y antibloqueo (ABS) y se colocarán dispositivos ópticos si el conductor no tiene desde su asiento visibilidad de viajeros. Además, deberán estar provistos de extintores de incendios y de botiquines de primeros auxilios y las puertas de emergencias deberán abrirse desde el interior y desde el exterior. Si cuentan con más de 22 plazas deberán cumplir con las normas internacionales de resistencia en caso de impacto o vuelco. Los autobuses destinados a menores con dificultades de movilidad contarán con ayudas técnicas que faciliten su acceso y abandono. Respecto a la póliza de seguro, deberán contar con una póliza adicional que cubra de forma ilimitada posibles daños de los ocupantes del vehículo.
Otro requisito es que el vehículo deberá haber superado favorablemente la ITV, con carácter anual si el vehículo tiene menos de 5 años de antigüedad y cada 6 meses si es superior a 5 años.
Los autobuses cuya finalidad sea la de transportar menores deberán llevar el distintivo que le acredita como tal. Este distintivo irá colocado en el interior del vehículo tanto en la parte frontal como en la posterior y resultará visible desde el exterior. La forma, las dimensiones, el color y el contenido está estipulado por Ley (Real Decreto 443/2001): reflectante, de color amarillo, en aluminio de unos 1,4 milímetros de espesor y con tinta de color negro mate para pictogramas y textos.
Las paradas estarán ubicadas en tramos de buena visibilidad, obstaculizando lo menos posible a la circulación. Contarán con señalización vertical que avise al resto de conductores de su existencia.
Se procurará que estas paradas estén ubicadas dentro del centro escolar, o lo más próximas posible, siempre a la derecha en el sentido de la marcha. Si no se pudieran dar estas condiciones se tomarán las medidas oportunas, incluso con la presencia de un agente de circulación. Esta ubicación será comunicada al órgano regulador del tráfico, que efectuará las rectificaciones que estime oportunas.
El acceso y abandono de los menores se realizará bajo vigilancia de una persona mayor de edad que ejercerá como acompañante o monitor, por la puerta más cercana al conductor o al acompañante o monitor y de modo ordenado.
La Organización Internacional del Trabajo (OIT) estipula la jornada y los descansos para conductores de transporte de viajeros: un descaso cada 4 horas de conducción con un máximo de 9 horas diarias y 48 semanales y un descanso de 10 horas cada 24 horas; estos periodos serán respetados siempre. También marca la obligatoriedad de poseer un libro de ruta a los conductores donde registren las horas de trabajo y los descansos aplicados.
Permanencia en el vehículo
En el caso de los menores el Real Decreto 443/2001 determina que la duración máxima de permanencia en el vehículo no será superior a una hora por cada sentido del viaje. Si se excede en el tiempo será en casos excepcionales y debidamente justificados.
Los conductores contarán con permiso de clase D y el correspondiente permiso o autorización especial que les habilite para el transporte escolar o de menores. Para poder obtenerla es necesario también carecer de antecedentes en el Registro de Conductores e Infractores. Tendrá la misma vigencia que el permiso de conducción y podrá ser prorrogada por los mismos periodos que este cuando así se justifique.
Los límites de velocidad estipulados para este transporte serán con carácter general 10 kilómetros por hora inferiores a las establecidas en vías interurbanas: de 90 en autovías y autopistas, de 80 en vías rápidas y carreteras convencionales fuera de poblados y de 70 en el resto de vías fuera de poblados. Será de 50 para las vías urbanas y travesías, el mismo límite que para el resto de vehículos.
La presencia de monitores o acompañantes será obligatoria en transportes escolares en los que al menos un tercio de los pasajeros no superen la edad de 16 años. Deberá ser una persona distinta al conductor y estará acreditada por la entidad organizadora del servicio. Poseerá licencia de conducción vigente y tendrá conocimientos en primeros auxilios, seguridad vial y transporte escolar, así como los mecanismos de seguridad del vehículo. Estará capacitada en manejo de menores de edad y niños con discapacidad. Carecerá de antecedentes penales. Poseerá contrato de trabajo y prestaciones legales. Se encargará del cuidado de los menores durante el transporte y las operaciones de acceso y abandono del vehículo y evitará que molesten al conductor. Comprobará que vaya un solo ocupante por asiento y que nadie vaya de pie. Y ocupará una plaza cerca de la puerta de servicio central o trasera.
 Información elaborada por el Departamento de Prevención de Riesgos Laborales de Confaes

lunes, 3 de enero de 2011

INFORME OFICIAL SOBRE LA SINIESTRALIDAD VIAL EN ESPAÑA EN EL 2010

Durante el año 2010 se produjeron 1.548 accidentes mortales en carretera, en los que fallecieron 1.730 personas y 7.954 resultaron heridas graves . Son cifras inferiores a las registradas en  1963, cuando se registraron 1.785 muertes con un parque de vehículos de 1,7 millones; en 2010 más de 31 millones de vehículos circulan por las carreteras españolas, según el Balance de Seguridad Vial 2010 presentado este lunes por el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba.Estos datos suponen, respecto a 2009, una reducción del 8,7% en el número de accidentes (148 menos); de un 9,1% en la cifra de víctimas mortales (173 menos ) y de un 11,4% en heridos graves (1.021 menos).  Por lo tanto, la accidentalidad en carretera ha descendido por séptimo año consecutivo, lo que permite que en 2010 se registraran 2.337 muertos menos que en 2001, lo que supone una reducción del 57,5%. Estos resultados permiten a España superar el ambicioso objetivo de la Unión Europea de reducir en un 50% la cifra de víctimas mortales a finales de 2010.... Más información enlazando sobre el título.

domingo, 2 de enero de 2011

La ONU inicia década sobre seguridad vial: 2011-2020

PDFImprimirE-Mail
Escrito por Victor M. Carriba   
Bruselas, 02 de enero de 2011,   09:36Naciones Unidas, 2 ene (PL) Los problemas de la seguridad vial son desde hoy uno de los focos de atención de Naciones Unidas con la puesta en marcha de un Plan mundial para la Década de Acción sobre esa materia (2011-2020).
La celebración de un decenio dedicado a ese tema fue decidida en marzo pasado por la Asamblea General de la ONU y comenzará de manera oficial a nivel mundial el 11 de mayo próximo.
Una resolución adoptada al respecto destacó la necesidad de impulsar esfuerzos a nivel nacional y mundial para tratar de revertir el creciente saldo de muertos y heridos registrados anualmente en las carreteras de todo el mundo.
Según estadísticas oficiales, un millón 300 mil personas pierden la vida cada año en accidentes del tránsito y alrededor de la mitad de esa cifra son peatones, ciclistas y motoristas.
Asimismo, entre 20 y 50 millones de seres humanos sufren heridas de algún tipo en percances en la vía pública.
Para Naciones Unidas, las consecuencias de esos accidentes constituyen un problema de salud pública, en especial en los países subdesarrollados, y la primera causa de muerte entre las edades de 15 a 29 años.
Un estudio especializado indica que el 85 por ciento de los 192 países miembros de la ONU no cuentan con una legislación que trate de forma integral los principales factores vinculados al tráfico, como la velocidad, el consumo de alcohol y los accesorios de seguridad.
En noviembre pasado, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, advirtió que muchas de las tragedias derivadas de los accidentes pueden prevenirse con acciones simples y eficaces en beneficio de las personas, las familias y la sociedad en general.
En un mensaje con motivo del Día Mundial en recuerdo de las víctimas de los accidentes de tránsito (21 de noviembre), el titular de la ONU resaltó la importancia del plan para la Década de Acción sobre Seguridad Vial.
Entre los factores de riesgo relacionados con la seguridad vial señalados por la Asamblea General están el no uso de cinturones de seguridad, dispositivos protectores para niños y cascos y conducir bajo los efectos del alcohol o las drogas.
También la velocidad inadecuada y excesiva, la falta de infraestructura apropiada, deficiente gestión de la seguridad vial e inadecuada atención a las necesidades de los peatones, ciclistas, motociclistas y usuarios de medios de transporte público.