Google+ Followers

lunes, 24 de octubre de 2011

IN MEMORIAM

Horacio Manso Rollán
Cuesta admitir que un ser querido nos ha dejado para siempre. Horacio, el papá de Violeta Manso (mi mujer), nos abandonó el día 21 de octubre del año 2011.
¡Qué lecciones hemos recibido a lo largo de su vida y especialmente a la hora de saber afrontar la fase última de su existencia!
La mejor cualidad que se le puede atribuir  a un ser humano es su bondad, como fruto de su calidad como persona e inteligencia, pues solo los valientes saben afrontar las decisiones de alto riesgo. El derramó siempre bondad.
Sin duda que estará en el lugar destinado a los buenos,a los legidos que supieron pasar su vida sembrando valores y buen ejemplo.
SE NOS FUE, PERO SIEMPRE ESTARÁ CON NOSOTROS

lunes, 17 de octubre de 2011

IV SEMANA NACIONAL DE SEGURIDAD VIAL EN URUGUAY

El Gobierno de Ururay, a través de la UNASEV, organiza la IV Semana Nacional de Seguridad Vial. Adjuntamos información completa de esta Agencia nacional de Seguridad Vial y del Programa de la Semana para todos los posibles interesados.
La Unidad Nacional de Seguridad Vial fue creada con el objetivo de generar la conciencia social del rol que cada ciudadano tiene como potencial para contribuir a solucionar o agravar el problema de la siniestralidad vial.
Procura contribuir a generar un cambio de la “cultura vial” del país y generar responsabilidad social, acerca del rol de las instituciones sociales públicas o privadas en el tema.
La UNASEV busca la promoción de conductas en el tránsito, basadas en los valores de preservación de la vida humana y la convivencia social, basada en derechos y obligaciones, así como el cumplimiento de las Leyes de Tránsito, ahora unificadas en todo el territorio nacional.
Con esta iniciativa se pretende asignar al ciudadano su responsabilidad como actor fundamental en el incremento de la seguridad vial del país y promover a la Unidad como ente regulador central de la política nacional de tránsito.

¡Qué cunda el ejemplo de las cosas bien hechas en esta materia!

viernes, 14 de octubre de 2011

El tribunal da la razón a Juan Carlos Toribio

Nos alegra saber que nuestro buen amigo, defensor de la Seguridad Vial y gran profesional de la Guardia Civil, ha recibido el respaldo`positivo de la justicia. Deseamos que esta sentencia, al menos, le gratifique los años que lleva de lucha, tensión e incomprensión. ¡Enhorabuena, aamigo y a seguir luchando por los ideales!
Facilitamos el enlace para mayor información.

REVISTA TRÁFICO Y SEGURIDAD VIAL (España)


Facilitamos el enlace con la revista de Tráfico y Seguridad Vial, editada por la DGT de España, por si alguien está interesado/a y no tiene hecha la suscripción interactiva. Cordilaes saludos.

Hacer clic sobre el título.

martes, 4 de octubre de 2011

Los abuelos van al cole

¿Qué sería de muchos padres y madres si no existiesen los abuelos de libre disposición? La sociedad actual, o más bien sus costumbres o necesidades, están cambiando a marchas forzadas ciertas situaciones en las relaciones familiares. Muchos dicen que como consecuencia de la incorporación de la mujer al trabajo, otros como falta de responsabilidad de algunos padres. Lo cierto es que, con relativa frecuencia, la falta de tiempo de los padres para dedicarse a los hijos la deben suplir los abuelos, sobre todo en las grandes ciudades. Los abuelos ya no están para apoyar, para disfrutar o maleducar a sus nietos. Los abuelos están asumiendo todas las tareas de los padres: los levantan, asean, alimentan, los llevan, los traen, van al médico, acuden a las tutorías, hacen los deberes con ellos, participan en todo el proceso educativo… De tal manera que en algunos centros escolares ya se ha creado la asociación de padres, madres y abuelos donde participan, votan y deciden.
Algunos niños pasan más tiempo con los abuelos que los propios padres. Los abuelos se han convertido en superabuelos al incrementarse ese cúmulo de obligaciones y responsabilidades, pues no se libran de los nietos ni los fines de semana, ni las vacaciones. Y todos sabemos que lo poco agrada y lo mucho enfada porque situaciones extremas implican que algunos abuelos no puedan disfrutar con calma y libertad de todo el tiempo libre propio de la jubilación. Responsabilizarse de los pequeños implica renunciar a muchas actividades propias de la edad, asumir cuantiosas obligaciones y enfrentarse a niveles altos de tensión, estrés y agotadoras jornadas. Al margen de si es una imposición o un placer para los mayores, que abuelos y nietos pasen tiempos juntos puede ser una experiencia muy enriquecedora para las tres generaciones, pero pasar del refrán, popular del que tenga hijos que los cuide a que a mis hijos los cuiden los abuelos, hay un gran abismo. En el cuidado y educación de los hijos, la responsabilidad mayor es tarea de los progenitores y los abuelos deben apoyar, pero nunca sustituir, porque en determinadas situaciones los abuelos tienen la impresión o certeza de que los hijos no les dejan a los nietos, si no que más bien se los tiran. Y esta debe ser la línea divisoria pues cambiar el rol de cada cual puede ser molesto para los abuelos y muy perjudicial para los pequeños.
Ante el inicio de cada curso escolar, esta situación que venimos planteando, también tiene sus reflejos en el campo de lo vial,. Me recuerda la postura de Cicerón con su lamento de o tempora, o mores, para reprochar a Catilina la corrupción de sus costumbres. Seguro que de vivir ahora también lo haría con algunas de las malas costumbres. Me refiero expresamente a la costumbre de algunos padres de responsabilizar a los abuelos de las obligaciones que conlleva el ir a buscar y traer a los pequeños al colegio y además de hacerlo de forma segura. El itinerario escolar ofrece ciertos peligros, tanto si se hace andando como si se realiza en el coche particular y la seguridad peligra cuando se unen factores de riesgo. Por una parte la hiperactividad de los menores y por otra el declive natural de las capacidades sensitivas, reflejos y tiempo de reacción de los mayores cuando acompañan a los nietos como peatones o viajeros del coche. Porque a las edades tempranas los menores son acompañantes y los mayores son quienes deben tomar las decisiones, a la vez que van educando vialmente en las actitudes, valores y comportamientos viales. Y esta no es tarea fácil. Si se hace como peatones, hay que extremar las alarmas, pues la inquietud y vivacidad de los menores, unidas a la disminución sensorial y capacidad de respuesta del adulto pueden propiciar el accidente, sobre todo a la hora de cruzar las calles. De la misma manera que si es trayecto se realiza en coche, donde hay que extremar las precauciones de que todos vayan bien sujetos y que las subidas y bajadas de vehículo se realicen con total seguridad.
Demasiadas cargas, responsabilidades y estrés para quienes deberían estar disfrutando de una feliz jubilación. Abuelos que lo hacen de mil amores e hijos que no deberían ni usar ni abusar de la generosidad y renuncia de quienes han decidido compartir con ellos, las tareas la educación y la seguridad de los menores. Para todos ¡Feliz curso y una ruta segura!